Primeros pasos

Conseguir importar luces al mercado europeo es sin duda un paso fundamental para cualquier importador. Esto se debe a que la UE es líder del mercado en la iluminación LED. A pesar de las estrictas regulaciones de la UE, que pueden suponer un gran impedimento a la hora de la importación.

El problema estriba en que no siempre los proveedores entiende y por tanto pueden cumplir con las exigencias de la UE.

No es el fabricante del producto sino el importador del mismo el que es responsable de garantizar el cumplimiento de las normativas, y en caso de incumplimiento será el responsable del mismo.

Las consecuencias de no cumplir con la normativa pueden ser desastrosas para cualquier importador, por lo cual parece más que conveniente conocer las mismas y saber como hemos de actuar respecto de cada una de ellas.

En este artículo vamos a hacer referencia a las etiquetas de iluminación que serán el primer paso para dar cumplimiento a la normativa europea.

Marcado "ce"

Como ciudadano de la UE te resultarán familiares las siglas “CE”, que aparecen impresas en multitud de productos. Éstas hacen referencia a Conformité Européenne, lo que demuestra que el producto cumple con los requisitos de la UE.

Jurídicamente hablando podemos señalar que la marca CE viene hacer referencia a aquellos productos que cumplen todas las directivas existentes para ese producto, por lo tanto, es el estándar de calidad más alto que puede existir a nivel europeo.

Pero no basta con colocar la marca CE en nuestro producto, sino que la misma debe ir acompañada de:

  • Declaración de conformidad
  • Archivo técnico

A la hora del etiquetado debemos de tener en cuenta que la marca CE, debe ser visible e imposible de eliminar, además su altura mínima debe de ser 5 mm.

Por lo tanto, no se trata simplemente de marcar el producto, sino que el fabricante chino debe de incorporar la marca de calidad que exige la UE tanto al producto como al proceso de fabricación.

Declaración de Conformidad

Mencionada anteriormente la Declaración de Conformidad o también conocida como DoC, se trata de un documento que certifica que nuestro producto cumple con las normativas de la UE, lo cual hará mediante una enumeración de estas.

En el caso que nos ocupa, deben de aparecer 4 directivas:

  • Directiva 2014/35 / UE: La cual trata sobre la baja tensión.
  • Directiva 2014/30 / UE: En este caso la directiva establece las directrices sobre compatibilidad electromagnética (CEM).
  • Directiva 2009/125 / CE: centrada en una mejora de las condiciones ecológicas de los productos, tales como consumo, impacto ecológico, materiales utilizados en su fabricación, etc.
  • Directiva 2011/65 / UE: Va a tratar las restricciones sobre sustancias peligrosas o más conocida como RoHS 2 y del que ya hemos hablado en alguna ocasión.

La Declaración de Conformidad deberá contener:

  • Datos sobre el fabricante
  • Especificaciones técnicas del producto
  • Directivas que cumple el producto
  • Firma, fecha, nombre y cargo de la persona responsable.

Archivo técnico

Junto con la citada declaración hemos de proporcionar un archivo técnico para que nuestra importación desde china cumpla con la legislación europea. Dicho archivo deberá especificar:

  • Especificación del artículo
  • Diagramas de circuitos
  • Componentes
  • Listas de piezas
  • Informes de pruebas de calidad  
  • Copias de marcas y etiquetas.
  • Instrucciones de usuario copias

Muchos proveedores van a proporcionar estos datos in mayor problemas pero deberemos comunicárselo pues en algunas ocasiones no se muestran tan colaboradores, poniendo excusas varias.

Sin olvidar que nosotros como importadores seremos responsables del producto. Y recuerde, usted será responsable de cualquier incumplimiento que se encuentre con los productos, incluso si su proveedor declara el cumplimiento.

otras etiquetas

Junto con las ya mencionadas otra etiqueta muy relevan es la WEEE, que es la Etiqueta de Residuos de equipos eléctrico y electrónicos, se trata de una etiqueta obligatoria en virtud de la Directiva Europea 2012/19 / UE. 

Con la misma, se pretende concienciar a la ciudadanía sobre el reciclaje y al mismo tiempo darle facilidades ante las preguntas que suelen plantearse. Pero esta etiqueta no es requisito para las anteriores, siendo independiente y centrada en el reciclaje.  

Además, desde el año 2018, aquellos importadores que quieran comercializar en la UE deberán elaborar un programa de reciclaje.

Inspección preliminar para evitar problemas

Recomendamos, contactar con un servicio de inspección que nos va a facilitar en el proceso de saber si nuestras etiquetas cumplen con la normativa.

Para ello:

  • Verificarán las etiquetas y el empaquetado de nuestros productos.
  • Revisión de los productos para asegurarse de que cumplen con lo establecido
  • Por último, realizar las pruebas necesarias para asegurarnos de que nuestro producto cumple con los requisitos.

Se trata de un proceso relativamente sencillo, pero que si no se realiza nos puede conllevar grandes problemas en el futuro.

El proceso se realizará tomando fotos y comprobando algunos productos, no será necesario la comprobación de todo el envío, con una pequeña cantidad obtendremos resultados significativos.

Si los inspectores encontraran algún tipo de problema deberá comunicárselo a su proveedor para que lo solucione antes del envío, pues en el momento en que este se envíe seremos los responsables de cualquier incidencia que pueda aparecer.

En resumen

 

Es importante conocer los requisitos de la UE, pues en casos de no atender a estos podríamos llegar a perder la marca CE o la prohibición de comerciar productos en el ámbito comunitario.

Por ello, nuestra principal preocupación debe ser proporcionarle al fabricante toda la información debida de forma que cumpla los requisitos de manera conveniente lo cual no asegura buenos resultados y la ausencia de problemas.