fbpx

GESTIÓN DE CALIDAD DE LA ROPA EN CHINA

Introducción

La compañías textiles están sometidas a férreos controles, tanto de los proveedores, como del impacto medioambiental que generan pasando claro está por las condiciones de sus trabajadores, que en muchas ocasiones se ven puestas en tela de juicio. Con todo esto es normal que muchas compañías despreocupan el control de calidad de sus productos.

Esto repercute en sus problemas que son la imagen de la marca en cualquier parte del mundo. Pero para evitar estos problemas y no agobiarse con tanto trámite es necesario establecer una estrategia de control de calidad.

Lo primero sería establecer las expectativas de calidad que deseamos para nuestro producto, para posteriormente pasar al control e inspección del producto durante el proceso de fabricación así como durante el envío.

establecer una tabla de medidas

Se trata de una fase vital en el proceso de calidad. Es uno de los puntos que más preocupan a la hora de realizar la compra de cualquier producto textil. Al mismo tiempo se trata de uno de los aspectos más difíciles de lograr y requieren de una gran comunicación con el proveedor y de un proceso ya consolidado.

La dificultad de establecer estas medidas radica en que se trata de un proceso aún hoy, en el cual la mano de obra tiene una fuerte presencia. Motivo por el cual es más fácil encontrar discrepancias entre los productos. Cosa que no sucede con productos fabricados sin la mano del hombre y muy controlado tecnológicamente.

Lo ideal será establecer una talla de medidas para que los posibles compradores conozcan las medias de los productos que van adquirir, teniendo en cuenta que habrá que establecer un margen de error, para así controlar al máximo el tallaje.

Entre las especificaciones que deberemos incluir encontramos:

  • Margen de error: siendo este el margen tanto por encima o por debajo que será aceptado en relación con su estándar.
  • Medidas estándar: la medida de nuestro producto y a la cual deberemos aplicar el margen de error.
  • Punto de medición: depende de la prenda que estemos midiendo, será diferente en una camiseta y en un pantalón, pero debe estar especificado.

Además de todo esto debemos de tomar una serie de precauciones que aunque son sencillas conveniente tener en cuenta. Medir la prenda sobre una superficie firme y plana, no estirar la prenda… Son solo algunos de ejemplos. Lo principal será llevar a cabo el proceso de manera correcta y tomándonos el tiempo que sea necesario.

Relización de pruebas antes del envío

Estas pruebas como ya hemos señalado alguna vez desde Imporalia, son la mejor herramienta para evitar problema de calidad. Si bien en la ropa no van ser tan exigente como en el caso de productos de mayor complejidad aún así son fundamentales en todo control de calidad.

Por medio de estas pruebas conseguiremos obtener datos sobre la funcionalidad de la prenda y su durabilidad.

Algunas de las pruebas que suele realizar el inspector son:

  • Prueba de ajuste: Mediante la cual comprobará que las tallas se ajustan a lo especificado, para ello se valdrán de un maniquí.
  • Prueba de craqueo: Consistirá simplemente en frotar un tela de color blanco sobre telas de cada color para comprobar si se produce transferencia de color. Esta prueba se realiza tanto en seco como en húmedo.
  • Verificación de fuerza: Simple y llanamente el inspector someterá a la prenda a una fuerza para comprobar que tanto los materiales como las costuras soportan el esfuerzo de manera correcta.
  • Verificación del cierre: se trata de uno de los elementos que mayor uso sufre durante la vida útil de una prenda. Realizará una serie de repeticiones y al final de estas no debe existir pérdida de funcionalidad.
  • Prueba de estiramiento: esta prueba se utiliza para los productos elásticos. Se realiza el estirado del material y que no se producen roturas ni quedan las fibras expuestas. En caso contrario los proveedores deberán sustituir dicho material.
  • Puntos por pulgada: se trata de uno de lo mejores indicadores de calidad de un producto textil, a mayor número de puntadas por pulgada mayor suele ser la costura. Habrá de establecerse un número estándar de puntos por pulgada y lo incluiremos en la hoja de especificaciones.

pruebas de laboratorio

Se trata de la prueba más excepcional y no será necesaria en todos los casos. Pero con ella seremos capaces de conocer perfectamente la calidad del material que va a formar parte de nuestra prenda.

La prueba consiste en analizar una pequeña muestra del material de producción y enviarlo a un laboratorio. Son muchos los proveedores que cuentan con un laboratorio para comprobar los materiales pero otros sin embargo, no dispondrán el mismo por lo que será un dato importante a la hora de elegir un proveedor u otro. Pues una comprobación de los materiales nos va a ayudar a evitar problemas de calidad futuros.

  1. PRUEBAS DE COMPOSICIÓN: son muchos los países que requieren que las prendas incluyan en su etiqueta una identificación de las fibras. Con el objeto de que los consumidores puedan conocer estas y evitar posibles fibras a las que sean alérgicos.
  2. PRUEBAS DE SEGURIDAD Y AMBIENTALES: por medio de las misma se busca encontrar materiales que puedan resultar peligrosos para la salud o para el medio ambiente en general. Entre los principales elementos que se buscan encontramos:
    • Colorantes tóxico o cancerígenos
    • Metales pesados
    • Formaldehído
  3. PRUEBAS DE RENDIMIENTO: con las mismas se pretende conocer la vida útil de prenda y el rendimiento de la misma. Para ello se comprueba el comportamiento de la ropa tanto durante el secado como el lavado para evitar problemas de estiramiento o encogimiento y otra prueba muy utilizada es la de solidez del color, que consiste en la exposición de la prenda a factores que pueden degenerar el color para ver su comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio