Información general sobre la normativa IMO 2020

Con 2019 dando los últimos coletazos es hora de empezar a pensar en el futuro y el futuro más cercano nos depara nuevas obstáculos que superar en nuestra importación. En este artículo vamos hablar brevemente sobre las norma IMO 2020. 

Las grandes compañías navieras ya se han puesto manos a la obra para que sus buques para que toda su flota cumpla con dicha normativa en el momento en que está entre en vigor el 1 de enero de 2020.  Organización Marítima Internacional(OMI).

¿De qué se trata?

Se trata de una nueva regulación, aprobada por la Organización Marítima Internacional (OMI), con la cual se pretende dar un paso al frente en la lucha contra el cambio climático. Al paso que se avanza hacía la búsqueda de combustibles renovables. De esta manera se espera que la medida consiga tanto una mejora de las emisiones. Como una mayor inversión de las grandes compañías para investigar nuevas fuentes de energía. 

El pilar en el que se basa la medida es la reducción de la emisiones de azufre al 0,5%. En la actualidad estas emisiones se sitúan en el 3,5% por lo tanto se trata de una rebaja considerable si tenemos en cuenta el volumen total de tráfico marítimo.  

Es todavía pronto para saber si esta nueva normativa va afectar a los importadores de manera directa o sí las compañías navieras serán capaces de mantener los precios actuales.

Formas de cumplir con esta normativa:

No hay una vía establecida para que las navieras cumplan esta normativa. Es decir la misma no imponen la obligación de un único proceso Por lo tanto, deja libertad a las compañías para que eligan la medida que consideren más conveniente o que mejor se adapta a sus necesidades.

De esta manera podemos establecer que las compañías navieras pueden llevar a cabo esto por medio de tres caminos diferentes: 

  • En primer lugar, un combustible cuyo valor en azufre no sea superior al límite establecido. 
  • Segundo lugar, pueden seguir usando combustibles como los actuales pero utilizando procedimientos que permitan eliminar el exceso de azufre que estos combustibles generarían. Es decir, el combustible sigo siendo el mismo pero se reduce la cantidad de azufre que se expulsa a la atmósfera, utilizando productos de filtrado. 
  • Utilización de otro tipo de combustibles alternativos. 

Cada una de estas medidas cuenta con sus ventajas e inconvenientes. La más sencilla de llevar a cabo sería la primera puesto que no supone una modificación estructural. Pero tiene como inconvenientes que puede hacer que dicho combustible se encarezca. Además a diferencia de otros combustibles este no es tan abundante. 

Por este motivo, las compañías navieras están sopesando la posibilidad de optar por una de las otras opciones. Estas necesitan de una inversión inicial pero a la larga pueden suponer una reducción de costes, además de dar un paso hacía delante. Sobre todo si están relacionadas con energías alternativas.  

¿Va afectar esto a los importadores?

En principio, con la tendencia actual no tiene porque repercutir en los importadores directamente. 

 Pero habrá que esperar a que la normativa entre en vigor para poder observar sus efectos de forma más precisa. Probablemente las navieras realicen los gastos necesarios para adaptarse a esta normativa sin que esto implique un cambio en el precio del flete. 

 De todas formas, en el peor de los casos, la subida no será considerable por lo que realizar importaciones desde China seguirá siendo un mercado a tener en cuenta.

 Así que si aún no tienes claro si tu negocio está preparado no dudes más y ponte en contacto con nosotros te asesoramos sobre todas las fases de la importación.

De esta forma ayudamos a nuestros clientes en China.