La importación de pequeñas cantidades.

Hoy vamos a hablar de la importación desde China de pequeñas cantidades de producto, un tema realmente interesante para pequeñas y medianas empresas que emplean gran cantidad de tiempo en gestionar este tipo de compras.

Saber más
Estrategias de compras para pequeñas cantidades, importando de China.

Normalmente intentamos buscar temas para los artículos que estén relacionados con las dudas que con más frecuencia nos solicitan nuestros clientes. Hoy vamos a hablar de la importación desde China de pequeñas cantidades de producto, un tema realmente interesante para pequeñas y medianas empresas que emplean gran cantidad de tiempo en gestionar este tipo de compras. Como en cada artículo, intentamos proporcionar información a nuestros lectores que optimice sus conocimientos en el caso de que quieran realizar los diferentes procesos de una importación por su cuenta.

Los que conocen un poco los márgenes de precios que se pueden encontrar en el mercado Chino, conocerá de igual forma las MOQ (Minimum order quantity) (Cantidad mínima requerida) que requieren los proveedores Chinos. En el caso de no alcanzar estas cantidades, puede ocurrir dos cosas, o que el proveedor se niegue a venderte cantidades inferiores al MOQ o que el precio aumente unitariamente. En el mercado Chino siempre encontraremos un proveedor que nos ofrezca cantidades desde una unidad, pero el precio quizás no se adapte a lo que estamos  buscando.

 

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google+
  • Twitter

¿Se adapta tu producto?

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google+
  • Twitter

En primer lugar, los pequeños compradores que tengan el objetivo de fabricar sus productos personalizados en China, si no llegan al MOQ no podrán hacerlo, ya que los productos personalizados van acompañados de una cantidad mínima de compra que es exigida por el proveedor. Por lo tanto, olvidémonos de la personalización del producto.

Pero aquí no se acaba el mundo, hay estrategias de compras que pueden utilizar los pequeños compradores para de alguna forma iniciar las importaciones de sus productos personalizados desde China. Normalmente no se llega a las unidades mínimas requeridas porque se tiene un comercio que venden al cliente final una gran gama de productos, y quizás se podría alcanzar dichas cantidades en los productos que más se venden, pero no en toda la gama al completo.

Es en este punto, donde una de las estrategias con la que los pequeños compradores empiezan a trabajar en China se puede estudiar. Empieza por seleccionar dos de los productos que más se comercializan en tu negocio, busca un proveedor que personalice tu producto y que tenga una MOQ accesible, y empieza a vender estos dos productos en tu tienda online, tienda física, o en cualquier emplazamiento destinado a la venta. Pero claramente, ¿Vamos a trabajar únicamente con dos referencias de venta? Es aquí donde entra en juego Aliexpress,  una plataforma que conocéis y que puede ayudarte a comprar cantidades desde una unidad, a un precio muy competitivo, y que te ayudara a completar con “Productos de relleno” tu negocio.

 

Tener un negocio donde se comercialicen productos de marca blanca de Aliexpress no es el negocio del siglo, ni te hará rico, pero si te ayudará en el caso de que te dediques al comercio electrónico, a ir aumentando tus vendas incluyendo tus dos productos pilar, para que poco a poco puedas ir aumentando el número de productos personalizados que importas de China. Además tu página web contará con una gama mayor donde el cliente tendrá mayores oportunidades de compra.

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google+
  • Twitter

Tu marca, una ventaja competitiva en un mercado saturado.

Hablábamos en la primera parte de este artículo, que el vender productos de “Relleno” o productos de marca blanca, no te hará rico en un mercado donde hay mucha competencia. Como bien hablamos en nuestro apartado de Importar con tu propia marca , el contar con tu marca es una ventaja competitiva que dará una razón al cliente para pagar un poco más por tus productos. Si tu objetivo es vender siempre productos de marca blanca centrados en un precio bajo, debes saber que tanto ahora como en el futuro, tu producto no tendrá absolutamente nada con lo que diferenciarse con los demás. Por otro lado, si desarrollamos nuestra propia marca, poco a poco iremos consiguiendo una reputación que nos ayudará a ser más conocidos y valorados de cara al futuro. Todo esto va relacionado con que los proveedores Chinos fabricaran tu producto con tu propia marca por algunos céntimos más, por lo tanto, vale la pena hacer esa pequeña inversión que no nos repercute un gran esfuerzo económico, y que sin embargo a largo plazo nos ofrecerá la oportunidad de contar con una ventaja competitiva.

Constantemente intentamos buscar el producto más barato independientemente de la calidad, este es un fallo en el que constantemente caemos, debido a que nunca podremos competir con los precios mínimos que se encuentran en algunas gigantes multinacionales. Por mucho que búsquenos en China no podremos alcanzar esos precios de ninguna manera, por lo tanto cambiemos el chip y intentemos hacerlo de otra manera.

¿Qué manera es la correcta? Diferenciando nuestro producto de los demás, creemos esa ventaja competitiva, hagámosle saber a nuestro cliente potencial que nuestro producto tiene un precio mayor, pero es debido a que es diferente a los demás. Nadie pagará más por un producto de marca blanca, esto es de cajón. Aprovechemos el mercado Chino para conseguir diferenciarnos, fabriquemos especificando a nuestro fabricante cada detalle, haciendo algo diferente. Si realmente queremos hacernos un hueco en el mercado, hay que dejar un poco apartado el criterio del precio, y focalizarnos en la calidad del producto, en numerosas ocasiones el invertir un poco más en calidad, repercutirá en poder vender ese producto por un precio mucho más alto que la inversión realizada previamente.

Pero entonces, ¿Qué hemos sacado en claro de este artículo?

  • Invierte solo en alguna línea de productos.
  • Utiliza los productos de “Relleno” para incrementar las compras en tu negocio.
  • Importa productos que no requieran de certificaciones, regulaciones, o otras medidas que se soliciten en la aduana de tu país.
  • No te centres en reducir el MOQ de tus clientes, intenta meter variaciones, colores, o algo que diferencie a tu producto.
  • Invierte en calidad, olvidemos competir en precio.
Tu ventaja es que eres diferente, aplica esto a tus importaciones.

Ya hemos hablado en artículos anteriores que la mayoría de los productos que se fabrican en China están fabricados para el mercado local. Un mercado en el que no se exigen las medidas, certificaciones o regulaciones que existen en mercados como el europeo o el estadounidense. Por lo tanto, si vamos a importar pequeñas cantidades, de un mayorista Chino, de una empresa de trading, o de algún otro proveedor que ya tenga los productos fabricados, tengamos en cuenta los problemas que nos pueden acarrear si compramos productos como puedan ser: electrónicos, juguetes, cosméticos, productos químicos, entre otros.

Si lo que quieres es iniciar un negocio importando productos de China con un presupuesto reducido, alguna de las opciones que puedes tener en cuenta son textiles, bisutería, accesorios, productos para el hogar, relojes, etc. Hablamos de productos que no necesitan certificaciones y con los que no tendrás problemas aduaneros.

Volviendo al tema de las cantidades mínimas requeridas, principal problema que se encuentran los pequeños importadores que empiezan a comprar en China, no siempre es blanco o negro. Dependiendo el producto la cantidad mínima rondara entre las (300-1000) unidades mínimas exigidas, es tontería el intentar negociar unas MOQ más bajas, ya que son cantidades estipuladas industrialmente por los proveedores en relación a su cadena productiva, pero siempre tenemos la opción de negociar variaciones de producto dentro de esas unidades. ¿Qué quiero decir con esto? Que si tu proveedor te exige 600 unidades de un producto, imaginemos 600 edredones del mismo color y forma, intentemos negociar esas 600 unidades pero introduciendo diferentes colores, y digamos que dos tipos de corchas con algún pequeño cambio, de esta forma el proveedor mantendrá su cantidad mínima, y posiblemente se adapte a sus peticiones.

 No intentemos darnos contra una pared, o presionar al proveedor en algo que sabemos con certeza que no puede cambiar. La clave siempre esta en llegar a un acuerdo en los que los dos ganemos, por lo tanto un proveedor siempre estará dispuesto a hacer negocios contigo y adaptarse en la medida de lo posible a las necesidades de tu mercado.

 

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google+
  • Twitter