China: Uno de los mayores consumidores de alimentación saludable. Equus Global Associates Limited.

El mercado de alimentos saludables en China ha crecido a una media del 8% anual desde 2012, y se prevé que alcance los 70.000 millones de Euros para el año 2020. De hecho, China ya se ha convertido en el principal mercado global para estos productos, debido en gran medida a que sus habitantes se han vuelto mas conscientes y preocupados por la importancia de consumir alimentos saludables en su vida diaria.

   
Saber más
La comida saludable en China,

El mercado de alimentos saludables en China ha crecido a una media del 8% anual desde 2012, y se prevé que alcance los 70.000 millones de Euros para el año 2020. De hecho, China ya se ha convertido en el principal mercado global para estos productos, debido en gran medida a que sus habitantes se han vuelto mas conscientes y preocupados por la importancia de consumir alimentos saludables en su vida diaria.

Las causas de este fenómeno son heterogéneas y se han ido forjando a medida que la sociedad china y su economía han ido evolucionando influida por el mundo que les rodea.

Uno de los principales factores es sin duda el desarrollo y crecimiento de una clase media bien educada caracterizada por un creciente conocimiento de las tendencias globales. Al igual que de un poder adquisitivo cada vez mayor. Ya hemos visto como el salario se ha triplicado en los últimos diez años tal y como se observa en el siguiente gráfico:

   
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google+
  • Twitter

Juan Jesus Sánchez.

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google+
  • Twitter
Índice del salario medio real de los países emergentes del G- 20, 2006-2015:
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google+
  • Twitter

Otras razones incluyen el rápido crecimiento de las ciudades en China, donde el ritmo de vida y las presiones diarias han hecho que sus habitantes sean más conscientes de la necesidad de llevar un estilo de vida saludable. 

En consecuencia, los consumidores no buscan únicamente alimentos sanos, sino que están dispuestos a pagar precios más altos (hasta diez puntos más de diferencia) por aquellos productos que satisfacen claramente esta necesidad. 

Los productores de alimentos mediterráneos como frutas, verduras, hortalizas y frutos secos son el ejemplo perfecto de cómo las empresas españolas tienen una tremenda oportunidad de liderar esta corriente saludable ofreciendo lo que el consumidor chino quiere y necesita.